jueves, 3 de enero de 2019

EL AMOR DE NUESTRAS MANOS
        Nuestras manos todo el tiempo nos tocan, las he visto, se demoran en nuestras caras, acarician nuestras bocas, sutiles, minuciosas.  Lejos de darnos cuenta, sin que sepamos, besan las tazas de café, besan los cigarros, aprovechan para acariciar las páginas de un libro o los viejos árboles donde nos apoyamos. Todo el tiempo tocan, acarician, se demoran, como si supieran, si fueran conscientes, como si pudieran pensarlo: que alguna vez, a nuestro amado mundo, dejarían de tocarlo.

10 comentarios:

  1. Eso ocurrirá sí o sí, así que mejor aprovechar mientras se pueda. Eso que nos llevamos a la tumba.
    Me gustó revisar con tu texto parte de las satisfacciones de nuestras manos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. hay que aprovechar la potencia de las manos, para hacer, y para acariciar. Luego, cuando no estemos, no podremos decir cuánto amamos

    Un abrazo y feliz 2019

    ResponderEliminar
  3. Mi impresión es que damos más importancia a lo que vemos y en una segunda instancia, si nos gusta, recién tocamos conscientemente. Sin embargo, el tacto transmite tantas sensaciones, aún mas fuertes que las atrapan los ojos.
    ¡Feliz 2019!

    ResponderEliminar
  4. Sin manos no existirían las caricias y de ser así el mundo sería mucho peor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lo saben, de allí su silenciosa desesperación.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  6. Tienen la memoria corta... las manos.
    Suerte que nosotros no. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Tan sensibles las manos, capaces de dejar en ellas memorias. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  8. Las manos solían ser una especie de fetiche para mi, solía observar las manos de las personas.

    Un placer leerte hoy.

    ResponderEliminar
  9. Hay personas muy "tactiles", que se relacionan muchísimo con ellas, con sus manos. Probablemente yo lo soy

    ResponderEliminar

Prosas Poeticas